Cartas al Director: El gato

Por foro aragón liberal - 26 de Diciembre, 2006, 23:00, Categoría: Cartas al Director



Aragón Liberal (Enviado por: Máximo Pinilla) , 26/12/06, El gato es un animal que -aunque quizás a muchos se les haya olvidado e incluso puede haber quien lo desconozca- tenía como función primordial de su existencia la de mantener la casa limpia de roedores.

Paradojas de la vida, hoy día hay personas, sobre todo niños que tienen en casa ratones, aunque no es de estos de quien quiero hablar sino de los mininos. Como digo, auxiliarse con la colaboración de uno o varios buenos gatos era obligado para prescindir de los servicios del Flautista de Hamelín si se quería mantener las reservas de la despensa y el granero intactas.

Tener felinos vigilando permanentemente daba tranquilidad a los dueños, si aquellos, los gatos, cumplían con su deber, pero a veces ocurría que el micifuz tenia mas de pillo que de diligente y su ocupación principal se centraba mas en aprovechar los descuidos de los amos, para distraer algún bocado, que la de mantener a los múridos a raya, tomando lo que no les pertenecía para huir posteriormente con el botín a los lugares mas recónditos y dar buena cuenta de ello, regresando a su deambular cotidiano hasta que la ocasión volviera a propiciarles oportunidad de retornar a las andadas.

Vivimos en una sociedad donde en ciertos ámbitos prima la desfachatez como argumento de identidad, a la que al igual que esos gatos, muchas personas se apuntan con desmesurado entusiasmo, utilizando como gesto de expresión la irreverencia y el descaro.

Cuando hablo de valores no me estoy refiriendo a aquellos que se puedan tachar de anacrónicos o caducos, sino a los que desde cualquier punto de vista sociológico están perfectamente reconocidos y aceptados como comportamientos saludables y necesarios para que cualquier sociedad funcione.

En la conducta humana, desde el ejercicio como mero ciudadano hasta el desempeño de las funciones en las mas altas jerarquías, nos encontramos cada vez con mayor frecuencia esa clase de elementos desleales que no habiendo desarrollado aptitudes para su realización como personas socialmente integradas, se instalan en estadios donde no se cuestionan otras actitudes que no sean la del beneficio propio e inmediato, podría decirse volviendo a la metáfora, que se utiliza, permite, e incluso se premia la moralina del felino descuidero.



Máximo Pinilla en Zaragoza Liberal.

El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog