Más que el estricto deber.

Por Manuel de la Hera Pacheco - 14 de Septiembre, 2007, 17:03, Categoría: Opinión



Más que el estricto deber. por Manuel de la Hera



¡Cuánto se apetece un rato de descanso!. El trabajo ha sido duro; muchas horas de atención hacia los detalles y de brega para llevar a buen fin el trabajo que tenemos que hacer. Hemos cumplido con nuestro deber y estamos satisfechos. Ahora a descansar y a distraernos con algo que nos gusta. Son muchas las ofertas que hay y se puede disfrutar de ellas desde casa, en un ambiente de tranquilidad y comodidad. Y a ello vamos, disfrutando de antemano.

 

Pero, mira por donde, en ese momento se nos viene a la mente la imagen de esa persona, ya mayor, que en la calle pide una limosna que le ayude a subsistir, y aquella otra en la que unos personas - mujeres, hombres y niños - llegan a nuestras costas, a bordo de unas embarcaciones ligeras, después de navegar durante días con peligro para sus vidas, tratando de acogerse a un sistema de vida más favorable del que hay en sus países...Es duro todo eso...

 

¿Qué habría que hacer para que nada de eso ocurriera, para que nadie sufriera la mordedura de la necesidad; para que nadie tuviera que irse del lugar de sus mayores; para que no hubiera, en el mundo, el más mínimo rastro de olvido de los demás?. Esas preguntas hacen que el descanso apetecido se nos ponga de cara, que nos inquiete y que nos haga pensar que no es justo descansar cuando otros sufren. Hay que hacer más que lo que se hace. Hay que dar mucho más; con gran generosidad. Benedicto XVI acaba de señalar, en Austria, que "no es posible delegar el amor al prójimo". Hay que dar hasta el merecido descanso.

 

 

Señaló el Papa, en su discurso a varios miles de voluntarios austriacos, en su mayoría jóvenes, que ayudar a los demás no sólo resuelve los problemas ajenos sino que, al dejar en segundo lugar los propios, mejora también el carácter y la visión de la vida. Éstas fueron sus palabras al respecto: "Volcarse voluntariamente en ayudar a otros es una ocasión de formar la propia personalidad y de insertarse responsablemente en la vida social". Nunca finaliza la labor de formar la propia personalidad; a pesar de los años y de esfuerzos en ese sentido, siempre hay algo que retocar y hasta empezar a dar pasos en un nuevo camino, o tal vez por ese que poco a poco se fue dejando porque..., ya sabes..., había que descansar, dejar de hacer.

 

 

Viene bien hacer el bien, ofreciendo nuestro tiempo, incluso el de descanso, a los que lo necesitan. Dijo el Papa, en esa ocasión, que "aceptar la llamada a un servicio concreto sin plantearse las típicas preguntas sobre la conveniencia personal y el beneficio tiene un efecto curativo. Es una decisión que nos hace más libres". ¿Por qué no aspirar a ser más libres?.

 

 

No cambiemos libertad por comodidad personal. No pongamos límite a la generosidad. Hay mucha demanda de amor generoso en el mundo y, por supuesto, al lado de cada cual. No nos quedemos en lo mínimo. Dice Su Santidad que "el progreso y la dignidad de una sociedad dependen siempre de las personas que hacen más que su estricto deber".

 

 

Manuel de la Hera Pacheco.

El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog