PERSONALIDAD POST COMUNISTA. ALEMANIA DEL ESTE.

Por Felícito García Álvarez - 19 de Septiembre, 2007, 8:26, Categoría: Opinión



PERSONALIDAD POST COMUNISTA. ALEMANIA DEL ESTE.

 

Después de sobrevivir inmersos en el comunismo durante 45 años, los alemanes del este se convirtieron en prusianos muy singulares. Eso descubrió con sorpresa, y espanto, el canciller Köhl cuando realizó la reunificación en 1989.

PERSONALIDAD POST COMUNISTA. ALEMANIA DEL ESTE.
 

  Es una observación constante que las fronteras con países de régimen comunista dividen a los territorios, antes iguales, en paupérrimos (los comunistas) y prósperos (los democráticos). Tal ocurre con las dos Coreas y sucedió, hasta 1989, con las dos Alemanias. Lo que yo no he leído, hasta hoy, es que las normas de vida comunistas, mantenidas un cierto tiempo, imprimen cambios importantes de personalidad, y no para mejorar, precisamente.

 Después de sobrevivir inmersos en el comunismo durante 45 años, los alemanes del este se convirtieron en prusianos muy singulares. Eso descubrió con sorpresa, y espanto, el canciller Köhl cuando realizó la reunificación en 1989. Las industrias de la zona, que dentro del bloque soviético vendían toda su producción en los países comunistas, ni siquiera seguían unas normas de higiene mínimas para sus trabajadores y para el entorno de las fábricas. En sus alrededores, especialmente de las químicas, que eran las mas afamadas, abundaban  enfermedades de origen tóxico. Cuando pasaron al Mercado Común, después de la reunificación, no producían ni en cantidad ni en calidad para poder competir en el mercado libre donde quedaron incluidas.  ¡Eran totalmente inviables!

Pero la mayor sorpresa vendría de la nueva psicología de los "osis" (alemanes de la República Democrática). El comunismo había erradicado en ellos toda capacidad de iniciativa y de espirito de trabajo. La idea de superación de dificultades, sencillamente, no existía. Desde el nacimiento al entierro (no exagero nada) todo había sido decidido siempre por los diferentes órganos del partido: estudios, profesión, trabajo, residencia. No necesitaban molestarse para nada.  Lo poco que llegaba a los ciudadanos normales les llegaba a todos sin  esfuerzo.  La "nomenclatura" disfrutaba de muchos mas bienes y comodidades que los capitalistas occidentales.  Para alcanzar esa situación eran imprescindibles, pero no bastantes, los méritos políticos.

Otra vez existen anécdotas que reflejan esa falta de costumbre de hacer algo por propia iniciativa.  Se contaba que a una secretaria se le encargó en una empresa  hacer fotocopias; una hora después de iniciada su tarea recoge su abrigo y trata de marcharse. Preguntada sobre el motivo contesta  totalmente convencida :"se acabó el papel". Su compañera tuvo que explicarle que cuando tal ocurre, y no ha llegado la hora de la salida del trabajo, se toman nuevos folios de papel y se continúa la tarea. El hecho no era aislado. Otra anécdota se refiere al empleado de una panadería cuando ha utilizado un saco entero de harina, se intenta marchar mientras que un compañero le aclara lo que debe hacer : ir al almacén y traer otro saco ... Y que estos ejemplos son propios también de otros países ex comunistas lo vienen a confirmar las palabras de Joaquín Grávalos, de la empresa aragonesa Construcciones Grávalos, con sucursal en Polonia : "Los polacos son desconfiados y con poca iniciativa. Nos llamaban hasta cuando se les terminaba el papel de la oficina" (pág. 3 de Economía y Negocios, Heraldo de Aragón del 24 de diciembre de 2006).

Los alemanes occidentales pensaron que bastaría con construir a los "osis" modernas comunicaciones, escuelas, universidades, hospitales y fabricas para que pusiesen pronto a su mismo nivel. Como dijo en su día Bismarck : "Nosotros alemanes tememos a Dios y a nadie mas sobre la tierra" (y el Canciller de Hierro era prusiano, como los "osis"). "Esa frase es el pájaro que tenemos todos nosotros en la cabeza" me comentó un amigo de allí y ha llenado de orgullo a muchas generaciones desde entonces. Sus compatriotas actuales repetían :¡Ellos también son alemanes! Para demostrar la capacidad germánica hicieron un gran esfuerzo económico, con aumento de contribuciones y descenso de prestaciones en la Alemania Federal. Con ello pretendieron igualar el punto de salida hacia la prosperidad de todos. Pero la constatación de los hechos descubrió que las capacidades de iniciativa, trabajo y sacrificio, típicas de toda la antigua Alemania, habían desaparecido en la zona  ex comunista .

Pasan los años y la situación no varía. Los "osis" siguen exigiendo "igualdad" con sus compatriotas del Oeste, pero no están dispuestos a trabajar lo mismo.  Pretenden cobrar igual sin entender de rendimiento. Las empresas no están de acuerdo en perder mucho dinero. El paro es notablemente mayor en el territorio de la antigua "democracia popular" a pesar de que los sueldos siguen siendo mas bajos. Las prestaciones sociales tienen que seguir corriendo a cargo de los impuestos de los habitantes de los antiguos territorios del Oeste, igual que las dotaciones de universidades, escuelas y hospitales.

 El comunismo actuó con su peculiar metodología durante  45 años  sobre los descendientes directos de aquellos prusianos que con Bismarck a la cabeza unificaron y crearon la adelantada y próspera Alemania. Pero imprimió  indelebles transformaciones  en la psicología de los habitantes de la antigua Prusia que sufrieron la típica dictadura del proletariado. Cambios de personalidad que indefectiblemente continúan conformando una nueva "raza alemana" que  se caracteriza porque sus individuos carecen de la capacidad de decidir, y la voluntad de trabajar, por conseguir alguna meta mas allá de la alcanzable sin esfuerzo.

 Felícito García-Álvarez Álvarez

El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog