La vocación de servicio en nuestros políticos.

Por frid - 2 de Octubre, 2007, 8:10, Categoría: Opinión

Reflexiones liberales: La vocación de servicio en nuestros políticos.


Ante un comentario sobre la vocación de servicio de los políticos, nos surge la duda: es "rara avis" o es posible. ¿Qué podríamos hacer nosotros? No perdonar al político que mienta. ¿Y hoy quien ha mentido? para pensar lo que votar mañana.

Diré que este artículo me lo ha inspirado un comentario de Dolores Serrat en el café liberal que tuvimos ayer tarde. Hablaba que estaba en política por una clara vocación de servicio. Si eso lo unimos a que es Profesora Titular de medicina legal, que ha sido decana de la facultad de medicina y que está en la cumbre de su profesión, entiendo que debe ser verdad.


Y eso me hace pensar en los que entraron en política "por necesidad" o "para hacer carrera". Son los mismos a los que una vez les hablé de la vocación de servicio del político y me comentaron que servir era humillante; les hablé del bien común y lo tacharon de utopía. Ellos son los "verdaderos profesionales de la política". Alguno de ellos con habilidad camaleónica y con la virtud de no hacer nada, que no se hablase de él, que no pisase cayos, está hoy como presidente de España asombrado de que "su teoría" haya fracasado. Había pensado otra realidad, no la realidad de una banda de asesinos y crimanales como es ETA, o de psicópatas violentos, para idealizar a los "compañeros de izquierdas", a sus "poetizados marxistas". Y no eran el Ché de un poster ni el pañuelo de Arafat, eran criminales de carne y hueso.

Pero es que los profesionales de la política, pensandolo bien son casi "enemigos públicos". Se mantendrán en el puesto "caiga quien caiga", tengan que hacer lo que sea a amigos y enemigos.


Al menos de las personas que entran en política para aportar algo, que tienen una profesión definida, un patrimonio claro y una posibilidad de apearse del carro una vez acabado su cometido en la vida pública.


Los profesionales de la política pactan cualquier cosa y hacen lo que sea por permanecer. ¡Quien iba a decir al chiquillo Marcelino, que de pastor iba a tener coche oficial, cristal ahumado, escolta y esos privilegios del poder!


Para evitarse traumas post-mandato, esos "próceres de la patria", que sueñan realidades que los ciudadanos no sienten, que organizan educaciones que los ciudadanos no quieren, que parten las Españas que estaban unidas, se ponen sueldos y sueldos vitalicios. Su orgullo: ser un hombre público, o una mujer pública. Pero no es su orgullo "ser un servidor público".


No son ONG´s de servicio, no se hacen mejores con el paso del tiempo. La realidad es que cuando pasan los años su visión es más cercana a la de un hombre divino. ¡Cuantos mediocres emperadores recibían culto como dioses! Estos, ateos y laicistas, no pueden erigirse en dioses pero construyen religiones de consumo.


Yo recomiendo analizar qué candidatos ofrece cada partido, qué profesionales con éxito presenta, qué hombres y mujeres fieles a su matrimonio ponen en las listas, qué credibilidad da cada persona y pongan las papeletas en la balanza.


Quien engaña en casa engaña fuera; quien vive del pelotazo inmobiliario acabará viviendo del pelotazo del gobierno, quien vive como político profesional tiene bastantes puntos para que no defienda sus ideas, sino para que ejerza de veleta.


El no corregir los candidatos da resultados sorprendentes. Un presidente de la nación que vive en mundos imaginados, unos ministros que cuando llegan a presidentes de las autonomías le niegan la obediencia a su presidente, y unos hombres más sensatos que se labran salidas honrosas.


Para evitar que los "profesionales de la política" atenten contra nosotos gobernándonos como no queremos, exigámos un código ético, pidamos el cambio al voto directo para poder marcar y premiar en las listas a los que consideremos más idóneos y acerquemos la política a los ciudadanos.

El mundo de Internet ayuda a nuevos modelos participativos y de transparencia. La informática hace fáciles recuentos directos de papeletas.


Pero hay algo infalible: no perdonar al político que mienta.


federico rodríguez de rivera

El Blog

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog