ETA estará presente en las elecciones

Por FRANCISCO JOSE ALCARAZ - 4 de Octubre, 2007, 18:04, Categoría: Opinión

ETA estará presente en las elecciones




FRANCISCO JOSE ALCARAZ

Artículo publicado en El Mundo el 1/10/2007

Han pasado tres años y medio desde los macabros atentados del 11-M y, a estas alturas, es absurdo negar su influencia sobre los resultados de las elecciones generales que se celebraron tres días después. Resulta evidente que el 11-M, y la cadena de manipulaciones que algunos realizaron durante las horas posteriores, fueron determinantes para que Rodríguez Zapatero ostentara el poder durante esta legislatura. Nunca en la historia de nuestra democracia había ocurrido un hecho tan grave; jamás se había utilizado un atentado para cambiar el rumbo político de nuestra nación. Pero lo más grave de todo es que el 11-M se convirtió en un referente para la «lógica» de quienes buscan imponer sus objetivos sembrando el terror, los cuales van a tener muy en cuenta, de cara a futuros comicios electorales, cuál fue el comportamiento de la población en aquellas elecciones.



ETA fue la gran beneficiaria del cambio político. La vuelta del PCTV y ANV a las instituciones y ayuntamientos, la esperanza recobrada por el entorno terrorista al lograr que Zapatero mantenga la resolución parlamentaria que permite negociar con los asesinos, la indigna actuación del Gobierno en los casos de Otegi y De Juana Chaos, el chivatazo que evitó la detención de la cúpula de ETA... son algunos ejemplos.



Hoy, a pesar de los tres asesinatos cometidos por ETA, de los cientos de actos de terrorismo callejero, de la extorsión continuada y de la cadena de atentados perpetrada por los asesinos, Rodríguez Zapatero mantiene abierta la puerta de la negociación a través de la resolución parlamentaria aprobada el año pasado. Este hecho y la no aplicación de la Ley de Partidos explican por qué el Presidente del Gobierno decía que el proceso sería largo y duro. ¡Vaya si lo está siendo! ¡Especialmente para los familiares de los tres asesinados, para los empresarios amenazados y para los concejales y alcaldes que cada día tienen que compartir sus actividades con los proetarras! Eso, por no decir cómo nos sentimos la inmensa mayoría de las víctimas del terrorismo, después de la humillación y persecución a las que nos han sometido el partido del Gobierno y sus medios afines.



A mí no me queda la menor duda, ante este escenario, de que el terrorismo marcó el inicio de la era Zapatero y puede marcar la continuidad del mismo. ETA está más cómoda que nunca con un Gobierno dispuesto a negociar con ellos, que les permite la presencia política en las instituciones vascas y navarras, que desprecia a las víctimas y que procura ser exquisito en su lenguaje a la hora de referirse a los terroristas. Por este motivo, ETA está ahora esperanzada y no quiere, bajo ningún concepto, un Gobierno distinto al actual, que pueda poner en peligro sus objetivos. La banda terrorista no puede contribuir a un cambio de Ejecutivo, porque sería su propio suicidio.



Teniendo en cuenta esa situación y observando los acontecimientos actuales, podríamos estar ante una nueva estrategia de ETA, aprendida el 11-M. Entre uno y dos millones de españoles son capaces de cambiar su voto a última hora por algún hecho que se produzca justo antes de las elecciones. Un hecho dirigido a su corazón, cuya emotividad se imponga al voto meditado y al análisis sereno. ETA puede estar tentada de aprovechar esta circunstancia para tratar de influir sobre el electorado. Incluso puede recurrir a algún golpe de efecto el día de antes de los comicios, el día de reflexión, cuando el efecto sería aún mayor, ya que a la sociedad española no le quedaría margen de reacción por el respeto que se debe tener a los procesos democráticos (aunque no fue así en la noche del 13 de marzo del 2004), ni tiempo para denunciar el alcance electoral de la jugada.



ETA podría estar configurando una estrategia que aproveche lo que denomino «efecto péndulo». La estrategia consistiría, en esencia, en llevar a cabo una campaña de atentados y de terrorismo callejero cuya intensidad iría en aumento, propiciando una situación extrema de terror y desazón en la sociedad española. Esa campaña llevaría el péndulo hasta un extremo, como paso previo necesario para generar el impulso del efecto contrario, que no sería otra cosa que la necesidad de acabar «como sea» con la lacra terrorista. En ese momento, quizás en la propia jornada de reflexión, los terroristas harían un gesto inesperado para la sociedad española: ETA, con una puesta en escena adecuada, renunciaría aparentemente a las armas y, al mismo tiempo, pediría respaldar el mal llamado proceso de paz que lidera Rodríguez Zapatero. Y, aunque el anuncio del abandono de las armas no sería otra cosa que una pantomima, conseguiría impulsar el péndulo hasta el extremo contrario y cientos de miles de españoles volverían a cambiar su voto, tal y como pasó el 14 de marzo de 2004. De nuevo, tristemente, el terrorismo marcaría las directrices políticas de toda una nación como España.



Ante la posibilidad de que vuelva a manipularse a la sociedad con una estrategia bien calculada, tenemos el deber de estar prevenidos e informados y de revitalizar el espíritu de la rebelión cívica. También tenemos que mantenernos firmes ante cualquier nueva manipulación que tanto este Gobierno como ETA puedan llevar a cabo para tratar de volver a impulsar el proceso de rendición. No en vano Zapatero ya ha afirmado que su proyecto necesita «la reválida en las elecciones de marzo» para así recoger «todos los frutos». Los frutos del proceso que culminaría en el año 2012, tal y como ya planteó ETA en su hoja de ruta. Sería la culminación del proceso de rendición ante los asesinos, proceso que, paradójicamente, supondría una gran rentabilidad política para Zapatero, porque le permitiría perpetuarse en el poder aunque en el camino destruyera la esencia de lo que es España.



En estos próximos meses no vamos a estar libres de nuevas argucias por parte del Gobierno para tratar de dotar de credibilidad a su supuesta persecución a ETA y a su entorno. Puede incluso llegar a instar la ilegalización del PCTV y ANV. Esa decisión, que no tendría un efecto inmediato sobre los concejales y diputados del Parlamento vasco, daría credibilidad a su falso enfrentamiento con la banda. A corto plazo, esa ilegalización no alteraría prácticamente la capacidad de financiación y de recopilación de información de la que ahora goza el entorno proetarra. Y, una vez pasadas las elecciones, el proceso continuaría según las directrices que marcan los compromisos adquiridos con anterioridad.



Es muy importante tener en cuenta lo que nos jugamos los españoles, lo que pretenden los etarras, y las ansias de poder que animan al Gobierno de Zapatero, que cede terreno a los asesinos mientras se olvida de España. Aprendamos del pasado y empleemos el sentido común y la lógica para intentar comprender todos los acontecimientos venideros. ETA está obligada a dar continuidad a un Gobierno que le resulta muy rentable porque Zapatero mantiene abierta la puerta de la negociación. Si no somos firmes e inteligentes, caeremos en la trampa. No olvidemos a los que ya fueron engañados con la falsa tregua de los terroristas.
(publicado con autorización del autor)

El Blog

Calendario

<<   Octubre 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog