Aprender a vivir en libertad

Por foro aragón liberal - 18 de Mayo, 2009, 18:10, Categoría: Opinión

18.5.2009.



Por: Manuel de la Hera

Tengo, para mi uso diario, una cajita de pequeñas pastillas de precioso color rojo vivo, que son sumamente traviesas. Están agrupadas de tres en tres, que es la dosis normal para cada día, y hay que tener muchísimo cuidado con ellas para que no desaparezcan de donde uno cree que las ha puesto.

Entienden, al parecer, que el hecho de haberlas sacado de la caja es una invitación para hacer lo que se les ocurra y raro es el día que no desaparecen de donde las acabo de colocar para su uso. Suelen aparecer, pero algún que otro día no ocurre así.

A veces se esconden bajo la servilleta, uno de sus lugares preferidos que, al parecer, goza de su confianza porque deben transmitirse unas a otras que es un lugar cómodo y discreto para escabullirse. Otras veces lo hacen en el sofá, que hay al lado de la mesa, o debajo de cualquier periódico de los que se ven, más o menos distraídamente, a la hora del desayuno.

Pero llegan a aparecer sanas y salvas, dentro de su protección de plástico duro, si bien en algunos casos se tarda algún tiempo en encontrarlas y muestran algo de suciedad o destrozadas por algún pisotón.

Cuando llega el momento en que esas preciosas pastillas de color rojo deben empezar a cumplir su misión, la de hacer el bien, resulta que se desorientan o tienden a jugar alegremente olvidando la verdadera razón de su ser.

No sabían lo que era la libertad y rodaban de aquí para allá aprovechando cualquier pendiente, cualquier invitación a probar la sensación nueva de un deslizamiento hacia lo que, en verdad, les era desconocido. ¿Por qué no hacerlo?. ¿Qué hay de malo en ello?. Somos tan pequeñas que nos respetarán y no nos hará daño nada ni nadie, se decían unas a otras.

Da pena que eso ocurra, que no se sepa lo que en verdad es la libertad y que se haga mal uso de ella. Tal vez es que no ha sido dado a conocer con exactitud; puede que sólo se haya aireado esa palabra pero sin especificar los compromisos que se adquieren con su adopción.

Es que la libertad, como cualquier otro bien, hay que saber cuidarla, conservarla y acrecentarla. Hacerla brillar, con la luz de la verdad, de cuanto se llegue a hacer en su nombre; de su poder creativo y del bien que bajo esa bandera se está llamado a hacer. ¿Cómo pueden saber todo eso las pequeñas pastillas de color rojo?

Cabe preguntarse, también, si de verdad se está dando a conocer el fundamente de la libertad a quienes la edad que van adquiriendo los aleja de la niñez. Los interrogantes que van apareciendo tienen una gran importancia y hay que saber interpretarlos adecuadamente para que la respuesta a dar sea la correcta, la que hace el bien, la que no engaña, la que hace que toda persona pueda obrar con pleno conocimiento de causa sin deslices hacia lo oscuro y engañoso.

Que no le pase a las personas lo que a mis pequeñas y preciosas pastillas de color rojo; que se pierden rodando de acá para allá y dejan de hacer el bien para que estaban hechas.

La belleza y el valor de la vida no debe menospreciarse; debe ser considerada en su verdadero valor y dada a conocer, con todo detalle y obligaciones, a quienes han de servirla y respetarla con toda delicadeza y cariño. Las personas no deben comportarse siguiendo cualquier tendencia que desequilibre el recto juicio, porque obrarán aprisionadas por la sinrazón.

Ese canto a la libertad que se pretende sea el poner en las manos de chicas muy jóvenes la posibilidad de decidir abortar sin conocimiento de los padres es una aberración; como lo es, igualmente, la venta libre de la llamada píldora del día después. Es una libertad similar a la de mis pequeñas y redondeadas pastillas ante cualquier plano inclinado...

Así no se aprende a vivir en libertad. La libertad se aprende luchando enérgicamente contra todo lo que puede hacer daño, contra todo lo que reduce e incluso pretende anular la voz de la razón y de la responsabilidad en el ejercicio de la verdadera misión que a cada cual corresponde. La libertad es algo muy serio que se alcanza con mucho amor a la verdad.

Manuel de la Hera Pacheco.- 15.Mayo.2009



Otros artículos del autor:

No sean tan egoístas, piensen en los demás


La verdad siempre hace bien


En primavera: margaritas en el jardín


La vocación y el bien común


En Mayo, vivir la alegría de una romería


Dos rosas jóvenes han perdido su encanto


No todo es cuestión de mayoría


Escuchar y atender el clamor de la gente


El Blog

Calendario

<<   Mayo 2009  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog